Cristina, feliz madre a los 42 años

Os explico mi historia. Yo y mi pareja, tras ver que no había manera de quedarnos embarazados, decidimos hacer una FIV (fecundación in vitro).

La primera vez fue en la sanidad pública, con 39 años y fue con mis propios óvulos. Esta primera vez el embrión no se quedó con nosotros.

Cuando te viene la regla te desmoronas. Te haces un harton de llorar, pero piensas que has de continuar adelante y luchar por lo que quieres.

Ser madre a los 42 años

La segunda vez fuimos a CRA Barcelona en Clínica Sagrada Familia, y nos pusimos en manos de la Dra. Susana Peón, una persona muy entrañable. Esta vez nos dijo que haríamos toda la estimulación ovárica. Implicó pinchazos día sí, y día también. Tanto el día de la punción como el día de la transferencia haces todo lo que te dicen y más: reposo, no coger pesos…

Y esta segunda vez tampoco tuvimos suerte.. y vuelves a caerte y te vuelves a levantar.

Hicimos un tercer intento y tampoco funcionó.

Estábamos dispuestos a tirar la toalla y no hacer ningún tratamiento más. Pero nos animaron a continuar.

Antes de hacer la cuarta FIV, en la revisión me encontraron algunos pólipos. Pensé que ya era mala suerte, porque tras tantos pinchazos, ahora tenia que pasar por quirófano. Me operaron y todo fue perfecto.

Esperé unos meses antes de realizar la que seria para mi la cuarta FIV y la última, tanto a nivel psicológico como a nivel económico, ya que no podíamos más.

El cuarto intento fue una ovodonación, una FIV mediante óvulos de donante y semen de donante. La calidad de mis óvulos no era óptima y tras realizar un DGP, descubrieron que el esperma de mi marido presentaba una traslocación en un cromosoma, y no nos quisimos arriesgar.

El día de la transferencia nos visitó la bióloga y nos explicó que el embrión que nos iban a transferir era de manual.

Vivimos la beta espera con mucha ilusión, y el día que me hice la analítica no quise saber el resultado hasta llegar a casa i compartirlo con mi marido, tanto si el resultado era positivo como negativo.

¡¡¡ Fue una beta positiva de 1800 !!!

No me lo podía creer. Llamé enseguida a la Dra. Peón, y me dijo que lo conseguimos, que tendríamos el embarazo que tanto deseábamos.

Dos años después de pasar por los tratamientos y visitas médicas lo conseguimos. En julio del 2017 nació nuestro querido hijo Sergi, que ya tiene 2 años.

Ante todo no perdáis nunca los ánimos. Aunque cuesta, al final llega la recompensa esperada.

¿Necesitas ayuda?

¿Cuando te llamamos?

Tratamiento:

Quiero:

He leído y acepto las Condiciones de uso
Doy mi consentimiento para que Centre de Reproducció Asistida SL pueda remitirme comunicaciones comerciales

Compartir