FIV: la transferencia en estado blastocisto

En un ciclo de FIV, tras la punción y el desarrollo embrionario, el equipo de biólogos ha de tomar  una de las decisiones más importantes de todo el tratamiento: ¿Qué embrión transferir?

Se hará en base al que presente mayores probabilidades de implantarse en el útero. Una vez decidido, se programará la transferencia.

¿Qué es el blastocisto?

El desarrollo embrionario comprende varias etapas, desde el momento en que el óvulo y el espermatozoide se juntan, hasta que el embrión está listo para la transferencia. Se inicia la división celular y solo aquellos embriones que tienen un adecuado desarrollo embrionario alcanzarán el estadio de blastocisto, lo que se produce alrededor de los 5-6 días.

En los embriones en estadio de blastocisto diferencian claramente las distintas partes del mismo; éstas son el blastocele, la masa celular interna (MCI), la zona pelúcida y el trofoectodermo (TE) polar y mural. Existe una clasificación de las fases de crecimiento que sigue el siguiente orden: blastocisto temprano, blastocisto cavitado, blastocisto expandido, blastocisto iniciando la eclosión y blastocisto eclosionado. Para determinar su calidad se tiene en cuenta la evolución del embrión, el grado de expansión del blastocele, el adelgazamiento de la zona pelúcida, si el epitelio del trofoectodermo es homogéneo o irregular, el tamaño de la masa celular interna y la presencia de fragmentación y vacuolas.

FIV: Estadios del embrión

No todos los embriones evolucionan de la misma manera. De hecho, algunos se detienen debido a las calidades y la genética de los gametos. Cuando los embriones tienen un desarrollo adecuado, se distinguen estas etapas

1. Cigoto
Durante las primeras horas, el óvulo que sí que ha sido fecundado por un espermatozoide, pasará a convertirse en cigoto. El cigoto es una única célula, que representa la unión de ambos gametos -óvulo y espermatozoide-, en la que aparecen dos pronúcleos que portan el ADN de estos, que dan como resultado la suma de los 23 cromosomas femeninos y los otros 23 masculinos (en total 46 cromosomas).
2. Embrión
Unas horas después de la fecundación, cuando el cigoto comienza a dividirse, a partir de las dos células ya se considera embrión o preembrión. Parte de esas dos células y va duplicándose hasta llegar al tercer día con un total de ocho células.
3. Mórula
Al cuarto día, el embrión se denomina “mórula”, una estructura con un mayor número de células que continúa dividiéndose y perfeccionándose.
4. Blastocisto
Entre el quinto y el sexto día de cultivo, el embrión llega a blastocisto. Ya presenta una estructura bien definida, en la que se diferencian sus diferentes tipos de células. Será, por fin, la antesala del feto.

FIV:  transferencia en estado blastocisto

Para poder analizar bien el desarrollo del embrión y decidir la calidad de ese blastocisto es indispensable disponer de incubadores time-lapse en el laboratorio, como el Geri o Embryoscope, que permiten realizar la mejor selección embrionaria, a partir de una monitorización las 24 horas del día sin necesidad de extraer los embriones del incubador.  En otro artículo te explicamos las diferencias entre  un incubador tradicional y los incubadores time-lapse, por si tienes curiosidad,

A partir de los 38 años, en CRA Barcelona recomendamos hacer la transferencia en estado blastocisto, dado que las probabilidades de éxito de la FIV son mayores. De hecho, CRA Barcelona somos pioneros en la transferencia de un embrión único en estado blastocisto.

Es posible realizar una transferencia del embrión a día 3, sin embargo, al mantenerlo in vitro hasta el quinto día, los biólogos pueden observar durante más tiempo la evolución de ese embrión y asegurarse que no se paraliza su desarrollo. Las mujeres mayores de 38 años presentan óvulos de peor calidad que a edades más tempranas, y ello implica posibles mutaciones genéticas o mayor probabilidad que el embrión no llegue a desarrollarse correctamente y que, por tanto,  no se implante o se produzca un aborto espontáneo.

Congelación de embriones en estadio de blastocisto

Habitualmente, en un ciclo de fecundación in vitro se logran varios embriones. Se recomienda realizar la transferencia de un único embrión, para evitar los riesgos que implica una gestación múltiple. El resto de embriones se vitrifican y se pueden utilizar en transferencias embrionarias en el futuro, sin que se altere su calidad y con la misma tasa de éxito. Diferentes estudios  demuestran que no existe diferencia alguna entre la transferencia de embriones “en fresco” o desvitirificados.

¿Necesitas ayuda?

¿Cuando te llamamos?

Tratamiento:

Quiero:

He leído y acepto las Condiciones de uso
Doy mi consentimiento para que Centre de Reproducció Asistida SL pueda remitirme comunicaciones comerciales