La dieta de la fertilidad

Si llevas más de 1 año buscando embarazo y todavía no ha llegado, debes de hacer un estudio de fertilidad completo, porque es muy probable que haya alteraciones que son las que están dificultando el embarazo.

Si la mujer tiene una obstrucción de trompas, significa que el esperma y el óvulo NO se pueden encontrar, por lo tanto, aunque sigamos un tipo de alimentación maravillosa, el embarazo va a ser imposible.

Otro tema es la  resistencia a la insulina, en este caso la alimentación es importantísima. Y en un hipotiroidismo, por supuesto que es fundamental.

Por eso siempre insisitimos que hay que ver cada caso, que hay que PERSONALIZAR los tratamientos. Por eso antes de iniciar ningun tratamiento, examinamos exhaustivamente todas las pruebas médicas que traéis y, en caso necesario, encargamos más analíticas. Se necesita mucha información para personalizar el tratamiento, porque en CRA no aplicamos protocolos por sistema.

Una vez conocido el diagnóstico,  es esencial llevar un estilo de vida y hábitos alimenticios que ayuden a la fertilidad.

En el caso de las mujeres, es favorable el consumo de nutrientes que son necesarios para mejorar la calidad del óvulo, la implantación del embrión y el desarrollo del feto. En el hombre, la cantidad y calidad del esperma están directamente relacionadas con los hábitos de alimentación.

Asimismo, las alteraciones del Índice de Masa Corporal (IMC) como el sobrepeso, la obesidad o el bajo peso de las mujeres han sido relacionadas con subfertilidad e infertilidad. Lo idóneo es tener un IMC en normopeso, es decir entre 18,5 y 25 (El IMC se calcula dividiendo el peso en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).

Por todo ello, es fundamental cuidar la alimentación para estar más sano en general y particularmente para mejorar la fertilidad en caso de que se esté buscando o se vaya a buscar el embarazo.

La dieta de la fertilidad

Entre varios factores,  el estrés oxidativo afecta  la esterilidad dañando el correcto funcionamiento de ovocitos y espermatozoides. La dieta de la fertilidad es una dieta rica en antioxidantes, como la dieta mediterranea que combata los radicales libres es la adecuada.  El estrés oxidativo daña la membrada del espermatozoide y altera su movilidad y capacidad para penetrar en el óvulo.

El 15% de los varones estériles presentan un seminograma normal en cuanto a concentración y movilidad de espermatozoides pero no son efectivos para la fecundación. Entre el 30 y 80% de esas alteraciones “se podrían deber al estrés oxidativo”, señala el Dr Julio Herrero, director de CRA Clínica Sagrada Familia.

Has de seguir una dieta variada, adaptada a tu peso, rica en productos naturales y no procesados, y baja en grasa. Nada que no hayas oído antes, ¿verdad? Las frutas y verduras, al menos 5 raciones al día, el consumo regular de pescado azul y frutos secos, junto con aceite de oliva componen los principales alimentos.

El objetivo de la dieta no es el de bajar de peso, sino de aportar al cuerpo alimentos ricos en antioxidantes para reducir el efecto de los radicales libres sobre nuestra salud reproductiva.

Antioxidantes que no pueden faltar en tu dieta

  • Vitamina E: en aceites vegetales, como el de oliva y en frutos secos.
  • Vitamina-C: en cítricos, tomate y pimiento rojo. Tomar en crudo. Mejora el recuento y la vitalidad y movilidad de espermatozoides.
  • Vitamina-D: el 80% llega por exposición solar y aunque no abunda en los alimentos está presente en pescado, setas y productos lácteos enriquecidos de forma artificial. El impacto de esta vitamina en la fertilidad es tal que a día de hoy se prescribe de manera sistemática en las mujeres gestantes.
  • Folatos: derivados de la vitamina B, su déficit afecta al feto en el tubo neural o espina bífida, entre otros. Fundamental iniciar el suplemento de folatos el mes previo a la concepción. Se encuentra en acelgas, espinacas o legumbres pero a priori ninguna dieta tendría el suficiente aporte de folatos y es preciso tomarlo en suplementos.
  • Astaxantina: carotenoide es uno de los de mayor poder antioxidante y da color al salmón, langostinos y gambas.
  • Zinc: Positivo para la espermatogenesis (formación de las células sexuales masculinas), muy frecuente en las ostras. El alcohol interfiere en la absorción de este mineral.
  • Selenio y magnesio: También se utilizan para la fertilidad del hombre. Presente en cereales, semillas, pescados, mariscos, en el caso del primero, y en derivados del cacao, espinacas y remolacha en el segundo.
  • Betacarotenos: abundante en vitamina A presente en zanahorias, espinacas, calabaza.. beneficioso para la mucosa uterina, pero no es recomendable el exceso.
  • Ácidos grasos poliinsaturados: omega 3 y 6.

Alimentos perjudiciales

Lo primero y más importante es saber qué NO comer o evitar al máximo.

Son alimentos que también deberás evitar cuando estes embarazada y también en la dieta del bebé. Así que cuanto antes inicies cambios en tu vida, mejor para todos.

Evita los azúcares, en todas sus formas: el azúcar blanco procesado, el azucar moreno que en realidad es azucar tintado, y todos aquellos alimentos que lo contengan. Mejor, elimina todo edulcorante extra. Acostumbrate al sabor real de los alimentos. En definitiva, evita también al máximo todos los alimentos procesados.

Encontrarás alimentos REALES, es decir, verduras frescas, frutas, carnes, pescados, huevos… Es mejor un zumo natural que el envasado, pues éste siempre lleva azúcares añadidos, aunque en las etiquetas lo niegue. Mejor un yogur natural con fruta fresca, que un super bio con fruta añadida.

Comer alimentos frescos también nos aleja de los tóxicos, muchos de ellos disruptores endocrinos, que  alteran el sistema hormonal.

Evita comer o beber aquellos alimentos que estén en plásticos, ya que se ha demostrado que tienen bisfenol A y que este tóxico afecta a la fertilidad, desde el síndrome de ovario poliquístico hasta la endometriosis. Al evitarlos, también contribuirás a mejorar el medioambiente, contribuiras que se produzca un cambio en la industria.

Debemos evitar también todo aquello que aumente las prostaglandinas, y por tanto, que nos aumente la inflamación corporal. Como por ejemplo aceites de semillas, tales como aceite de maíz, de girasol, de colza… yo recomiendo mejor utilizar aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío, y evitar las frituras.

Por supuesto evitar el consumo excesivo de cafeína o cualquier excitante. Reemplaza los refrescos por te roiboos, agua con limón o lima, etc. ,

Alimentos a evitar:

Lista de alimentos perjudiciales, que no debes comer si te quieres quedar embarazada porque te harán menos fértil.

  • Azúcar blanco y todos los alimentos que lo contengan: refrescos, dulces, etc.
  • Alimentos precocinados o procesados.
  • Alimentos envasados en plástico.
  • Aceites de semillas, tales como aceite de maíz, de girasol, de colza, etc.
  • Cafeína o cualquier otro excitante.

El peso sí importa

Obesidad e infertilidad están más relacionados de lo que uno piensa. La obesidad (un Índice de Masa Corporal superior a 30) juega en contra a la hora de quedarse embarazada. “El IMC de obesidad va en contra del resultado del tratamiento de reproducción, no solo necesitamos que pierdan peso, sino que lo hagan rápido, por ello derivamos a estas mujeres a nuestro equipo de nutricionistas”, explica el Dr. Herrero, “además de recomendarles que dejen otros factores en contra como son el tabaco o el alcohol”.

Según los estudios, solo con que la mujer obesa pierda entre un 5 y un 10% de su peso corporal se mejora considerablemente las probabilidades de conseguir el embarazo. Además, un embarazo con obesidad puede conllevar problemas  como diabetes, hipertensión o complicaciones en el parto.

¿Necesitas ayuda?

¿Cuando te llamamos?

Tratamiento:

Quiero:

He leído y acepto las Condiciones de uso
Doy mi consentimiento para que Centre de Reproducció Asistida SL pueda remitirme comunicaciones comerciales